Algo que sucede mucho con estos juegos de cartas coleccionables, es que los precios se disparan; por ejemplo en Yu-Gi-Oh, conseguir las mejores cartas puede resultar en un gasto sustancioso. En Magic The Gathering, puede llegar a ser incluso peor cuando en cada edición se retiran grupos completos de cartas y solamente sobreviven unas pocas. ¿Sucederá lo mismo con Android Netrunner o con A Games of Thrones The Card Game? ¿Llegará un punto que mis cartas dejarán de ser válidas? ¿Tendré que invertir un montón de dinero para conseguir ser competitivo en el juego?

Pues no, resulta que los Living Card Games o LCG intentan evitar esa locura. Primero, cuando compras el juego básico, esas cartas no van a dejar de ser útiles, posiblemente las nuevas cartas podrían ser superiores, pero las básicas no dejarán de ser legales para jugar. Segundo, Fantasy Flight Games planea reeditar regularmente las ediciones anteriores (para que no se cree un mercado secundario de cartas) ya lo han hecho con las cartas básicas, y lo harán con las expansiones.
Pero quizá lo mas interesante es que cuando compras las cartas básicas o las expansiones, no estás comprando al azar, las cartas que compra un jugador son las mismas cartas que compra el otro, no hay que estar cazando una carta imposible por la Internet ni arruinarse comprando la única carta que realmente sirve en el juego. No hay cartas al azar, y eso me parece magnífico.