Dixit es un juego lleno de magia y de misterio para jugar con la familia o con los amigos. Es un juego de cartas ilustradas. Las ilustraciones son reveladoras: un punto en común, una frase enigmática. Pero atención: sólo una de las imágenes es la correcta. Los jugadores tendrán que utilizar su perspicacia, intuición y afinar la agudeza para encontrar la imagen adecuada sin caer en las trampas tendidas por los adversarios.

Cada jugador dispone de seis cartas, y en cada turno uno de ellos elije una y dice una palabra o frase relacionada con la ilustración que aparece en el descarte. Entonces, el resto de jugadores elijen una de su mazo y también la descartan, siempre boca abajo. Se barajan y entonces se ponen boca arriba. ¿La gracia del juego? Adivinar cuál es la carta del jugador que ha dicho la frase. A partir de aquí, turno por turno, se van consiguiendo puntos hasta que alguien llega a una determinada cifra y entonces gana.

Lo bueno de Dixit es que las ilustraciones son preciosas y bastante curiosas, digamos. Se trata de un juego muy sencillo y entretenido, ideal para pasar un buen rato con los amigos.

Lo bueno de este tipo de juegos tan simples y entretenidos es que son bastante asequibles a nuestro bolsillo.
El juego incluye: 84 cartas, 1 tablero incorporado en la caja, 6 fichas, 36 fichas de voto e instrucciones. Duración 30 minutos.